Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for the ‘Límits’ Category

DECÀLEG DE LÍMITS

Anna Romagosa Huguet a la web de família fòrum diu:  

Què vol dir això de posar límits als fills? Per què cal posar-ne? Ensenyar a tenir límits vol dir educar les emocions: aprendre a conèixer-se un mateix, a diferenciar-les i controlar-les, sense deixar-se portar per un rampell d’enuig o per una il·lusió fugissera. 

 

1. Quan es parla de “límits” es fa referència a la capacitat de les persones de reaccionar d’una forma adequada a les exigències de la realitat i de poder regular la pròpia conducta. Tenir límits vol dir saber esperar i poder tolerar les frustracions.

2. Unes relacions familiars amoroses afavoreixen l’assoliment d’aquesta capacitat de tenir límits.

3. Ensenyar a tenir límits vol dir educar les emocions: aprendre a conèixer-se un mateix, a diferenciar-les i controlar-les, sense deixar-se portar per un rampell d’enuig o per una il·lusió fugissera.

4. Al principi de la vida el bebè no té gaire capacitat per tolerar la frustració ni l’espera. Necessita que se l’atengui el millor possible, tant a nivell corporal com afectiu. Al contrari del que a vegades sentim a dir, no hem de tenir por de “malacostumar-lo”. No s’ha de ser estrictes al principi. Quan el bebè se sent estimat i es troba que sovint és entès i satisfet, va experimentant unes relacions predominantment positives amb el món que l’envolta. Això li dona un sentiment de confiança que li facilita poder aprendre de mica en mica a esperar i a tolerar les frustracions.

5. A mesura que el nen creix se li ha d’anar posant límits, perquè així l’ajudem a créixer sentint-se segur i aprenent a controlar-se. Tenir uns límits clars i adequats és important perquè ens ajuda a situar-nos, a orientar-nos, a adaptar-nos a la realitat i alhora a construir la nostra personalitat.

6. Per aconseguir posar límits als fills cal assumir l’autoritat i saber dir no. Al principi, cal que els límits els posin els pares, perquè els nens petits no en voldrien pas, de límits. Però si els deixem triar o decidir sempre, com que no poden saber què és millor per a ells, es convertiran en uns petits tirans.

7. Els límits, primer els marquen els pares, però l’infant els ha d’anar internalitzant i els ha de fer seus. S’aprèn a acceptar els límits a poc a poc, en un procés de desenvolupament continuat, que comença deixant clares les normes de convivència a la llar (allò que és permès i allò que no) i alhora estimulant que els fills escullin lliurement tot allò que puguin fer-se responsables a cada edat. Ensenyem-los a obeir lliurement, perquè el mètode de “pal i pastanaga” no funciona. Cal ensenyar-los a respectar les lleis que siguin justes.

8. No podrem ensenyar allò que nosaltres no sabem fer. Ens cal per exemple posar límits al temps que dediquem a la feina. El conflicte entre les necessitats de la família i les exigències del treball és un dels més importants actualment, i sovint comporta que els pares tinguin poc temps lliure per compartir amb els fills.

9. Convé posar uns límits en les activitats quotidianes que facin sentir els fills orientats i segurs. Per exemple, els nens i nenes han de tenir uns horaris i és necessari posar una hora d’anar a dormir o limitar el temps que els infants dediquen a veure la televisió.

10. No us agafeu mai un “decàleg” al peu de la lletra. Useu-lo com a estímul per pensar.  

 

Anna Romagosa Huguet

Psicòloga clínica i psicoanalista.

 

Aquest article ha esta extret de la web de Família Fòrum a la següent pàgina:  http://www.familiaforum.net/index.asp?page=detpyr&num=1&id=1051&sc=30&ss=#1

Read Full Post »

Prevenció.cat, és una associació per  la  promoció de les habilitats de vida. Disposa d’una web on podreu trobar penjats materials interessants de treball sobre adolescència.

Clikeu damunt la imatge que els identifica i accedireu directe a la seva web.

PREVENCIÓ.CAT

Mentres, us deixem amb un interessant decàleg sobre la prevenció que proposen:

 

1. NO PUC ESCOLLIR ELS AMICS DEL MEU FILL PERÒ SI ON ELS HAN DE FER
Aquesta afirmació fa referència a la influència de l’entorn en els adolescents i la pressió de grup, com fer-hi front.

2. ELS ASES CAMINEN AMB PASTANAGUES; PERÒ TAMBÉ HO FAN A BASTONADES
La necessitat de recompensar els conductes saludables dels joves, és important pels adolescents, tanmateix cal posar un límit clar a les situacions.

3. DEFENSEM LA LLIBERTAT, SEMPRE QUE SIGUI CONDICIONAL
Som els pares i les mares per tant les normes cal que les posem nosaltres, ha d’esser així, donem pautes per a fer-ho, no em de deixar mai que les normes les posin els adolescents.

4. EDUQUEM FENT PASSAR UNA MICA DE GANA I UNA MICA DE FRED
Cerquem la responsabilització dels joves , fugim del “no passa res” on ens ha dut la societat de consum., treballem la cultura de l’esforç

5. A CANALLA I MINYONS NO PROMETIS SI NO DONS
Cal ésser conseqüent amb els propis actes per tal de fer front ales actituds juvenils.

6. NO ENS BARALLEM SI NÓ GUANYEM
Contextualitzar les accions és molt important tant pel jove com per l’adult.

7. REIVINDIQUEM LA NOSTRA QUOTA D’AMOR
No podem deixar perdre el Vincle afectiu amb els postres fills, cal que sempre estigui obert.

8. SI SOM ELS AMICS DELS NOSTRES FILLS, ELLS ES QUEDEN ORFES
El principi d’autoritat, el referent adult és fonamental en el jove.

Read Full Post »

Els infants fan el que veuen. Prediquem amb l’exemple.

Un vídeo que fa pensar sobre l’efecte que té la conducta dels adults sobre els infants, i sobretot dels pares i mares sobre els seus fills i filles.

REFLEXIÓ:

Prediquem amb l’exemple.

No podem demanar a un infant allò que no fem els adults.

Exercim la nostra influència positiva.

Read Full Post »

EMILIO CALATAYUD. Jutge de menors de Granada.

El senyor Emilio Calatayud Pérez, té fama de ser un jutge tou, com podría deduir-se per les seves més famoses sentències, però les que el coneixen asseguren que és molt rigurós encara que també compassiu i complaent. Es diu Emilio Calatayud i és el titular del Jutjat de Menors número 1 de Granada.

Tot i que sigui més conegut per dictar sentències exemplars, l’Emilio Calatayud no es deixa influenciar a l’hora d’enviar a la presó els que han comès delictes greus.

El jutjat d’Emilio és un bon termòmetre per a prendre la temperatura social de l’Estat. En 20 anys no només han canviat els menors i els seus hàbits, ha canviat també les famílies, els col•legis i la societat en general. Els quasi mil casos que es veuen cada any en aques Jutjat són tot un repertori de formes i comportaments dels menors. Més del 80% de les sentències porten aparellades mesures de reinserció social o laboral. Es tracta de delictes menors o bé faltes menys greus. Errors, com els qualifica el mateix jutge. El de sempre. El que sí està canviant i a tota velocitat és el tipus de delicte i l’extracte social dels menors delinqüents. Cada setmana Emilio Calatayud ha de jutjar una mitjana de tres nens que maltracten i agredeixen la seva pròpia familia. Una falta o un delicte que sembla haver-se instal•lat entre les clases mitjanes i mitja-alta.

Amb tot, Emilio Calatayud pot presumir d’un altíssim percentatge d’èxit en les seves reinsercions: més del 80%. La Llei del Menor de 2001 va augmentar l’edat penal del menor fins els 18 anys i que va permetre sortir de la presó molts nois , de moment només ha portat més feina als jutjats de menors. En aquest àmbit Emilio Calatayud escura la llei per a que els que es vegin privats de llibertat havent comès el delicte com a menors no hagin d’ingressar mai en una presó de majors.

Informació extreta de: http://www.youtube.com/watch?v=H8egWOrh5Zw

 Aquí teniu una conferència de les que realitza per tot Espanya:

 

LES SEVES RECOMENACIONS  PER A  FORMAR UN DELINCUENT

“1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8: Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.”

A aquestes recomenacions trobareu una resposta interessant, per part del paido psiquiatra Joaquín Díaz Atienza que permet complementar altres aspectes sobre el tema que el Sr. jutge no fa a: http://www.paidopsiquiatria.com/modules.php?name=News&file=article&sid=356

Si voleu saber més sobre el personatge apareix un article molt interessant a:  http://www.el-mundo.es/magazine/2004/245/1086188096.html

Read Full Post »

 

 

“Paso de este rollo”

Cuántas veces hemos oído expresiones como “no me apetece hacer eso”, “me cansa tal cosa” y, sobre todo, “no me gusta estudiar, paso de estudiar”. No sabemos qué hacer para cambiar las cosas, pero somos conscientes de que estos comportamientos pasivos y caprichosos se tienen que eliminar. Es fundamental que nuestro hijo aprenda a esforzarse para conseguir objetivos. De esta manera, entenderá que quien quiere algo debe trabajar para obtenerlo.

De José María Lahoz García
Pedagogo (Orientador escolar y profesional),
Profesor de Educación Primaria y de Psicología y Pedagogía en Secundaria

Article publicat a la web solo hijos a la següent pàgina: http://www.solohijos.com/html/articulo.php?idart=4 

Las conductas egoístas, perezosas, pasivas y poco colaboradoras de algunos de nuestros hijos pueden ser la consecuencia de tener todo lo necesario sin hacer nada para conseguirlo. Al llegar a la adolescencia, este tipo de conductas puede degenerar en comportamientos antisociales, agresivos e incluso delictivos.
Algunos menores de dieciséis años, en número creciente, tienen motocicleta sin ninguna necesidad. No obstante, muchos de ellos tienen actitudes pasivas o francamente negativas en lo que respecta a sus estudios básicos. 
Bastantes disponen de equipo de música, bicicleta de montaña, play-station… incluso teléfono móvil.

No descubro ningún secreto al afirmar que una buena parte de nuestros hijos tienen casi de todo. Pero lo que sí quiero resaltar es que muchas, o quizá todas esas cosas de que disfrutan, son fruto de una actitud solícita de los padres que acceden a sus peticiones, o se anticipan a ellas, sin ninguna contraprestación por su parte.
Hemos conseguido unas personas cuya conducta se rige por valores tales como me gusta-no me gusta, me apetece-no me apetece, me lo paso bien-no me lo paso bien.

Algunos niños y adolescentes rigen su conducta por lo que les gusta o les apetece

Afortunadamente no todos los adolescentes son así ni, en caso de que así sean, es una situación irremediable. Es posible conseguir que nuestros hijos no crezcan como personas egocéntricas y caprichosas. Naturalmente, como en tantas facetas de la vida, será más fácil prevenir que curar. Dicho con otras palabras, nuestros hijos deben ser personas capaces de esforzarse para conseguir sus objetivos, y cuanto antes nos pongamos a la tarea más eficaz y fácil será.

Es normal que nuestros hijos pequeños se comporten como seres egocéntricos y caprichosos. Egocéntricos porque, a edades tempranas, perciben la realidad como si todo lo que les rodea estuviera a su servicio, cosa que en buena medida es así porque al principio necesita del cuidado y atención de todos. Caprichosos (personas que guían su conducta sobre la base de deseos vivos, instintivos, con motivos poco razonables y egoístas) porque su modo de actuar se rige según necesidades básicas e instintos poco racionalizados, dado que su visión egocéntrica no le permite razones o motivaciones más complejas.

No es conveniente que nuestros hijos de más de dos años sigan comportándose como personas egocéntricas y caprichosas

Pero esta situación, en principio, no es el objetivo final de la educación de nuestros hijos. La educación recibida habrá tenido éxito si nuestros hijos llegan a comprender que:

  • No estamos en el mundo para que los demás nos sirvan, sino para servir de ayuda a los demás.
  • Y que la felicidad no está en la satisfacción de nuestros caprichos, sino en el esfuerzo por conseguir nuestras aspiraciones.

Curiosamente, aunque parezca increíble a muchos lectores, la felicidad, que es nuestra aspiración más profunda, está en el esfuerzo y la dedicación a los demás.

Otro aspecto de la cuestión, que puede ser engañoso a simple vista, es que hacer lo que nos apetece no nos hace más libres, antes bien esa atracción que ejerce sobre nosotros lo apetecido, nos esclaviza. Cuando un imán atrae al hierro, éste corre hacia él aunque no quiera. Por el contrario, si hacemos lo que queremos, lo que surge de un acto de voluntad y de nuestro esfuerzo, nuestros actos nos hacen libres.

No es descabellado pensar que una de las grandes dificultades para abandonar (o no iniciarse) en el mundo de la droga se fundamenta en la poca fortaleza de las personas para resistirse a su consumo (como dice el anuncio de TV, para “decir NO a las drogas”).

Aceptados estos objetivos educativos, pasemos a la acción. En primer lugar me gustaría dirigir la atención hacia determinadas conductas de nuestros hijos que pueden ser sintomáticas de su tendencia a ser personas caprichosas y perezosas. Veamos algunas de las más evidentes:

  • Siempre intenta salirse con la suya y se queja con frecuencia. Usa expresiones como: es una injusticia, no hay derecho, no es culpa mía…
  • Sólo come algunas cosas que le gustan, y en ocasiones abusa de ellas. (Dejan “lo verde o lo rojo” no dejan el plato limpio…)
  • No tiene en cuenta las normas de convivencia y de educación.
  • No obedece si no es en última instancia, y con frecuencia por temor a males mayores.
  • No hace sus tareas escolares con esmero, incluso procura eludirlas. No usa adecuadamente su agenda escolar.
  • Ante sus cosas y las de los demás muestra descuido y desorden.
  • Suele ser impuntual tanto para empezar como para acabar. Al hacerlo así actúa de forma desconsiderada con los que le esperan. No tiene en cuenta a los demás, sino que su conducta se rige por la atracción que supone lo que esté haciendo o la repulsa que le suponga lo que va a hacer.

Ser caprichoso y actuar con una capacidad de esfuerzo cero no es un mal vicio adquirido, sino más bien la permanencia en el infantilismo propio del primer año de vida. Es un raquitismo vital. Por eso, si desde pequeños están acostumbrados a que alguien los proteja, evite sus problemas y los colme de atenciones y bienes para que estén contentos, no nos ha de extrañar que desconozcan cualquier móvil de acción que no sea su propia complacencia.

Este modo de actuar pervive cuando los hijos o hijas no han recibido los estímulos y entrenamiento adecuados para superar la visión egocéntrica de los pequeños.

Es normal que queramos hacer felices a nuestros hijos y que para conseguirlo hagamos todo lo posible, pero quizá no es razonable hacerlo sólo “por tenerles contentos”.

Un chiste de un conocido humorista dice:
Un matrimonio tuvo un hijo que no pronunció nunca ni una sola palabra. Era mudo, y por más que consultaron diferentes e ilustres especialistas ninguno acertó con la solución del problema. Hasta que un día, cuando el hijo en cuestión había ya cumplido los treinta y un años, ocurrió lo inesperado:

¡Mamá!, no hay azúcar -dijo con voz alta y clara, para sorpresa de su madre.

¡Pero hijo, si puedes hablar!, ¡qué alegría! ¿Cómo es que hasta ahora no habías hablado nunca?

Es que hasta ahora todo había sido perfecto.

 

Para lograr que nuestros hijos sean emprendedores y constantes, en lugar de caprichosos y perezosos, hace falta entrenamiento

El entrenamiento adecuado, es decir, el tratamiento educativo adecuado se basa principalmente en dos estrategias:

– Enseñarles a resistir.

– Enseñarles a emprender.

Enseñarles a resistir significa enseñarles a perseverar, a pesar de que la tarea canse o sea desagradable. El cansancio es difícil de aguantar, el dolor es difícil de sufrir, pero hay que aguantar y hay que sufrir. En esta línea, para lograr su madurez hay que permitir que vivan las experiencias desagradables que les depare la vida por azar o como consecuencia de sus actos. No compadecerse y eliminar todo sufrimiento, aunque en la medida de lo posible es recomendable graduar las experiencias. Pero todo ello con la precaución de no abandonar a los hijos y acompañándolos mientras se esfuerzan por resistir. Nuestra compañía e interés serán estimulantes y consoladores.
El padre de uno de mis alumnos me explicó en una de las entrevistas que mantuve con él: “Este año le hemos dejado solo a ver qué pasa”.Y pasó lo que tenía que pasar, que no estudió nada.

Enseñarles a emprender supone enseñarles a proponerse metas valiosas y a perseverar para alcanzarlas poniendo los medios necesarios. Para ello es necesario cumplir las diferentes fases del siguiente proceso, como si fueran eslabones de una cadena; saltarse uno puede suponer el fracaso de toda la estrategia:

  1. Mostrarles metas valiosas en función de valores personales, sociales y religiosos. Para mostrar es necesario explicar e ilustrar su valía con nuestro ejemplo. Los padres tendremos que explicar y dejar ver nuestro ejemplo coherente.
  2. Lograr acuerdos o compromisos explícitos con los hijos, especialmente sobre estudios y formas de conducta. Se puede conseguir por medio de la negociación, ayudándoles a valorar los pros y contras y los medios razonables para conseguir los propósitos.
  3. Ayudarles a perseverar en lo decidido con nuestra exigencia. Exigir supone comprobar que pone los medios y el esfuerzo apropiados para lograr sus metas, y supone además valorar su conducta mostrando aprobación siempre que sea posible y desaprobación cuando así lo requiera su falta de esfuerzo o dedicación. También hay que mostrar sentimientos de esperanza en la mejora o de alegría por la perseverancia del esfuerzo.
  4. Mantener nuestra exigencia con constancia.

Sólo cuando en numerosas ocasiones se esfuerce en resistir y en perseverar logrará actuar de esta manera y, con ello, lo que queremos para él: que sea una persona feliz, que no sea esclava de sus caprichos.

 

Read Full Post »

El contacte amb realitat es la que fa posar a lloc aquell desig absolut i immediat en la recerca de les necessitats instintives que tothom té (gana, son, possessió,  instint de conservació, agressivitat…). Un bon contacte amb la realitat ajudarà a anar assimilant mica en mica les normes i pautes en les que es mou la seva societat per aconseguir alleugerar la tensió que aquesta necessitat li desperta (i que els adults no podem negar quan li diem “nen no t’enfadis”, ja que és real i existeix).  

 

semaforo

 

 Per això tota la comunitat té un paper primordial:

 1. De mostrar-li aquestes pautes, normes, límits de la nostra societat (ex. no es poden passar els semàfors en vermell, a classe no es menja…) i ajudar-lo a que les pugui anar incorporant.

2. Però també tenim un altre paper encara més important, ja que podem donar suport a l’infant per aprendre a enfrontar-s’hi (a mesura que va creixent  i el nen pot, ja que és un procés evolutiu)  a través de mecanismes cada vegada més adaptatius i elaborats (capacitat d’espera, l’humor, la simbolització…).

Read Full Post »

Pablo Pascual Sorribas, diu a la “web de Solo hijos”:

Tener autoridad, que no autoritarismo, es básico para la educación de nuestro hijo. Debemos marcar límites y objetivos claros que le permitan diferenciar qué está bien y qué está mal, pero uno de los errores más frecuentes de padres y madres es excederse en la tolerancia. Y entonces empiezan los problemas. Hay que llegar a un equilibrio, ¿cómo conseguirlo para tener autoridad?

 

En una de las primeras charlas que dí a un grupo de padres de un parvulario, una madre levantó la mano y me preguntó:

 

¿Qué hago si mi hijo está encima de la mesa y no quiere bajar?
Dígale que baje, – le dije yo.
Ya se lo digo, pero no me hace caso y no baja– respondió la madre con voz de derrotada.
¿Cuántos años tiene el niño?– le pregunté.
Tres años – afirmó ella.

 

Situaciones semejantes a ésta se presentan frecuentemente cuando tengo ocasión de comunicar con un grupo de padres. Generalmente suele ser la madre quien pone la cuestión sobre la mesa aunque estén los dos. El padre simplemente asiente, bien con un silencio cómplice, bien afirmando con la cabeza, porque el problema es de los dos, evidentemente.¿Qué ha pasado para que en tan pocos meses una pareja de personas adultas, triunfadoras en el campo profesional y social, hayan dilapidado el capital de autoridad que tenían cuando nació el niño?

Actuaciones paternas y maternas, a veces llenas de buena voluntad, minan la propia autoridad y hacen que los niños primero y los adolescentes después no tengan un desarrollo equilibrado y feliz con la consiguiente angustia para los padres. El padre o la madre que primero reconoce no saber qué hacer ante las conductas disruptivas de su pequeño y que, después, siente que ha perdido a su hijo adolescente, no puede disfrutar de una buena calidad de vida, por muy bien que le vaya económica, laboral y socialmente, porque ha fracasado en el “negocio” más importante: la educación de sus hijos.

 

 

 

¿Cuáles son los errores más frecuentes que padres y madres cometemos cuando interaccionamos con nuestros hijos?

 

Antes de que siga leyendo, quiero advertirle que, posiblemente, usted, como todos -yo también- en alguna ocasión ha cometido cada uno de los errores que se apuntan a continuación. No se preocupe por ello. No es un desastre. Es lo normal en cualquier persona que intenta educar TODOS LOS DIAS. Tiene su parte positiva. Quiere decir que intenta educar, lo cual ya es mucho.

 

 En educación lo que deja huella en el niño no es lo que se hace alguna vez, sino lo que se hace continuamente.

 

Lo importante es que, tras un periodo de reflexión, los padres consideren, en cada caso, las actuaciones que pueden ser más negativas para la educación de sus hijos, y traten de ponerles remedio.

 

Estos son los principales errores que, con más frecuencia, debilitan y disminuyen la autoridad de los padres:

 

 ·         LA PERMISIVIDAD. Es imposible educar sin intervenir. El niño, cuando nace, no tiene conciencia de lo que es bueno ni de lo que es malo. No sabe si se puede rayar en las paredes o no. Los adultos somos los que hemos de decirle lo que está bien o lo que está mal. El dejar que se ponga de pie encima del sofá porque es pequeño, por miedo a frustrarlo o por comodidad es el principio de una mala educación. Un hijo que hace “fechorías” y su padre no le corrige, piensa que es porque su padre ni lo estima ni lo valora. Los niños necesitan referentes y límites para crecer seguros y felices. 

 

  • CEDER DESPUÉS DE DECIR NO. Una vez que usted se ha decidido a actuar, la primera regla de oro a respetar es la del no. El no es innegociable. Nunca se puede negociar el no, y perdone que insista, pero es el error más frecuente y que más daño hace a los niños. Cuando usted vaya a decir no a su hijo, piénselo bien, porque no hay marcha atrás. Si usted le ha dicho a su hijo que hoy no verá la televisión, porque ayer estuvo más tiempo del que debía y no hizo los deberes, su hijo no puede ver la televisión aunque le pida de rodillas y por favor, con cara suplicante, llena de pena, otra oportunidad. Hay niños tan entrenados en esta parodia que podrían enseñar mucho a las estrellas del cine y del teatro.
    En cambio, el sí, sí se puede negociar. Si usted piensa que el niño puede ver la televisión esa tarde, negocie con él qué programa y cuanto rato. 
  • EL AUTORITARISMO. Es el otro extremo del mismo palo que la permisividad. Es intentar que el niño/a haga todo lo que el padre quiere anulándole su personalidad. El autoritarismo sólo persigue la obediencia por la obediencia. Su objetivo no es una persona equilibrada y con capacidad de autodominio, sino hacer una persona sumisa, esclavo sin iniciativa, que haga todo lo que dice el adulto. Es tan negativo para la educación como la permisividad. 
  • FALTA DE COHERENCIA. Ya hemos dicho que los niños han de tener referentes y límites estables. Las reacciones del padre/madre han de ser siempre dentro de una misma línea ante los mismos hechos. Nuestro estado de ánimo ha de influir lo menos posible en la importancia que se da a los hechos. Si hoy está mal rayar en la pared, mañana, también.
    Igualmente es fundamental la coherencia entre el padre y la madre. Si el padre le dice a su hijo que se ha de comer con los cubiertos, la madre le ha de apoyar, y viceversa. No debe caer en la trampa de: “Déjalo que coma como quiera, lo importante es que coma”. 
  • GRITAR. PERDER LOS ESTRIBOS. A veces es difícil no perderlos. De hecho todo educador sincero reconoce haberlos perdido alguna vez en mayor o menor medida. Perder los estribos supone un abuso de la fuerza que conlleva una humillación y un deterioro de la autoestima para el niño. Además, a todo se acostumbra uno. El niño también a los gritos a los que cada vez hace menos caso: Perro ladrador, poco mordedor. Al final, para que el niño hiciera caso, habría que gritar tanto que ninguna garganta humana está concebida para alcanzar la potencia de grito necesaria para que el niño reaccionase.
    Gritar conlleva un gran peligro inherente. Cuando los gritos no dan resultado, la ira del adulto puede pasar fácilmente al insulto, la humillación e incluso los malos tratos psíquicos y físicos, lo cual es muy grave. Nunca debemos llegar a este extremo. Si los padres se sienten desbordados, deben pedir ayuda: tutores, psicólogos, escuelas de padres… 
  • NO CUMPLIR LAS PROMESAS NI LAS AMENAZAS. El niño aprende muy pronto que cuanto más promete o amenaza un padre/madre menos cumple lo que dicen. Cada promesa o amenaza no cumplida es un girón de autoridad que se queda por el camino. Las promesas y amenazas deber ser realistas, es decir fáciles de aplicar. Un día sin tele o sin salir, es posible. Un mes es imposible. 

 

 ·         NO NEGOCIAR. No negociar nunca implica rigidez e inflexibilidad. Supone autoritarismo y abuso de poder, y por lo tanto incomunicación. Un camino ideal para que en la adolescencia se rompan las relaciones entre los padres y los hijos.

 ·         NO ESCUCHAR. Dodson dice en su libro El arte de ser padres, que una buena madre -hoy también podemos decir padre- es la que escucha a su hijo aunque esté hablando por teléfono. Muchos padres se quejan de que sus hijos no los escuchan. Y el problema es que ellos no han escuchado nunca a sus hijos. Los han juzgado, evaluado y les han dicho lo que habían de hacer, pero escuchar… nunca. 

  • EXIGIR ÉXITOS INMEDIATOS. Con frecuencia, los padres tienen poca paciencia con sus hijos. Querrían que fueran los mejores… ¡ya!. Con los hijos olvidan que nadie ha nacido enseñado. Y todo requiere un periodo de aprendizaje con sus correspondiente errores. Esto que admiten en los demás no pueden soportarlo cuando se trata de sus hijos, en los que sólo ven las cosas negativas y que, lógicamente, “para que el niño aprenda” se las repiten una y otra vez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ACTUACIONES CONCRETAS Y POSITIVAS

 

Sin embargo, una vez que sabemos lo que hemos de evitar, algunos consejos y “trucos” sencillos pueden aligerar este problema, ofrecer un desarrollo equilibrado a los hijos y proporcionar paz a las personas y al hogar. Estos consejos sólo requieren, por un lado, el convencimiento -muy importante- de que son efectivos y, por otro, llevarlas a la práctica de manera constante y coherente.

 

Algunas de estas técnicas ya han sido comentadas al hablar de los errores, y ya no insistiré en ellas. Me limitaré a enunciar brevemente, actuaciones concretas y positivas que ayudan a tener prestigio y autoridad positiva ante los hijos: 

 

  • Tener unos OBJETIVOS CLAROS de lo que pretendemos cuando educamos. Es la primera condición sin la cual podemos dar muchos palos de ciego. Estos objetivos han de ser pocos, formulados y compartidos por la pareja, de tal manera que los dos se sientan comprometidos con el fin que persiguen. Requieren tiempo de comentario, incluso, a veces, papel y lápiz para precisarlos y no olvidarlos. Además deben revisarse si sospechamos que los hemos olvidado o ya se han quedado desfasados por la edad del niño o las circunstancias familiares.
  • ENSEÑAR CON CLARIDAD COSAS CONCRETAS. Al niño no le vale decir “sé bueno”, “pórtate bien” o “come bien”. Estas instrucciones generales no le dicen nada. Lo que sí le vale es darle con cariño instrucciones concretas de cómo se coge el tenedor y el cuchillo, por ejemplo.
  • DAR TIEMPO DE APRENDIZAJE. Una vez hemos dado las instrucciones concretas y claras, las primeras veces que las pone en práctica, necesita atención y apoyo mediante ayudas verbales y físicas, si es necesario. Son cosas nuevas para él y requiere un tiempo y una práctica guiada.
  • VALORAR SIEMPRE SUS INTENTOS Y SUS ESFUERZOS POR MEJORAR, resaltando lo que hace bien y pasando por alto lo que hace mal. Pensemos que lo que le sale mal no es por fastidiarnos, sino porque está en proceso de aprendizaje. Al niño, como al adulto, le encanta tener éxito y que se lo reconozcan.
  • DAR EJEMPLO para tener fuerza moral y prestigio. Sin coherencia entre las palabras y los hechos, jamás conseguiremos nada de los hijos. Antes, al contrario, les confundiremos y les defraudaremos. Un padre no puede pedir a su hijo que haga la cama si él no la hace nunca.
  • CONFIAR EN NUESTRO HIJO. La confianza es una de las palabras clave. La autoridad positiva supone que el niño tenga confianza en los padres. Es muy difícil que esto ocurra si el padre no da ejemplo de confianza en el hijo.
  • ACTUAR Y HUIR DE LOS DISCURSOS. Una vez que el niño tiene claro cual ha de ser su actuación, es contraproducente invertir el tiempo en discursos para convencerlo. Los sermones tienen un valor de efectividad igual a 0. Una vez que el niño ya sabe qué ha de hacer, y no lo hace, actúe consecuentemente y aumentará su autoridad.
  • RECONOCER LOS ERRORES PROPIOS. Nadie es perfecto, los padres tampoco. El reconocimiento de un error por parte de los padres da seguridad y tranquilidad al niño/a y le anima a tomar decisiones aunque se pueda equivocar, porque los errores no son fracasos, sino equivocaciones que nos dicen lo que debemos evitar. Los errores enseñan cuando hay espíritu de superación en la familia.

 

 

 

Todas estas recomendaciones pueden ser muy válidas para tener autoridad positiva o totalmente ineficaces e incluso negativas. Todo depende de dos factores, que si son importantes en cualquier actuación humana, en la relación con los hijos son absolutamente imprescindibles: amor y sentido común.Educar es estimar, decía Alexander Galí. El amor hace que las técnicas no conviertan la relación en algo frío, rígido e inflexible y, por lo tanto, superficial y sin valor a largo plazo. El amor supone tomar decisiones que a veces son dolorosas, a corto plazo, para los padres y para los hijos, pero que después son valoradas de tal manera que dejan un buen sabor de boca y un bienestar interior en los hijos y en los padres.

El sentido común es lo que hace que se aplique la técnica adecuada en el momento preciso y con la intensidad apropiada, en función del niño, del adulto y de la situación en concreto. El sentido común nos dice que no debemos matar moscas a cañonazos ni leones con tirachinas. Un adulto debe tener sentido común para saber si tiene delante una mosca o un león. Si en algún momento tiene dudas, debe buscar ayuda para tener las ideas claras antes de actuar.
 
Pablo Pascual Sorribas
Maestro, licenciado en Historia y logopeda

Aquest article està estret de la web Solo Hijos en aquesta pàgina: http://www.solohijos.com/html/articulo.php?idart=5&PHPSESSID=34d0dd2afab3f

 

 

 

 

 

Read Full Post »

JOAN GUARCH i CALVET

El Periodico del 16 de setembre publica que la Universitat de Girona inaugura el primer curs de Medecina. A part de les novetats pròpies de la carrera destaca el fet que algunes classes es faran en anglès i el treball final s’haurà de fer també en anglès i fins i tot alguns alumnes tindran que defensar-lo oralment en aquest idioma.  Aquest és un esforç afegit però que dona, a aquests alumnes, una eina que els situarà al nivell més alt en l’aprenentatge de les seves matèries.

La societat actual és cada cop més complexa i amb molts més coneixements. Però l’espècie humana és molt evolutiva. Els recent nascuts incorporen d’alguna manera el coneixement col·lectiu al que ha arribat l’espècie. Quants de nosaltres no compartim l’afirmació de que els nens actuals neixen sabent fer anar l’ordinador, el vídeo o qualsevol aparell similar, cosa que als grans ens ha costat molt més de saber fer anar.

 

La joventut és l’esperança del futur i qui haurà de dirigir la societat els anys vinents però, perquè ho sàpiguen fer, la responsabilitat de la seva formació és nostra, de la societat adulta, avui. Els hem de saber ensenyar no solament coneixements tècnics i enciclopèdics sinó, també, aquells valors bàsics sobre els que s’han d’assentar els seus coneixements.

 

En primer lloc i totalment bàsic han d’aprendre què és el respecte. Respecte a la gent gran i als coneixements que els poden transmetre, respecte a les normes socials establertes, familiars, escolars, comunitàries, etc., perquè aquestes son, ara per ara, les regles del joc en funcionament, però, també, respecte a si mateixos i als companys. Han d’aprendre, i els hem de saber ensenyar, que han de saber tenir cura del seu cos amb uns bons hàbits corporals, alimentaris, d’exercici, de descans, perquè sols així podran gaudir dels moments de treball i dels moments d’oci. Hem d’abandonar la tendència actual al sobreproteccionisme, a evitar-los els problemes físics o emocionals perquè aquests son comuns a la mateixa vida i, per contra, els hem de saber educar en la disciplina i l’esforç, perquè sols des de la disciplina i l’esforç  el jove serà capaç de fer reeixir la seva rebel·lia, la seva faceta innovadora i podrà avançar, individual i col·lectivament de forma col·lectiva.

 

Finalment hem de ser capaços d’establir uns lligams de confiança mútua. Des del seu treball, hem de confiar en la seva evolució i aprenentatge i els hem de saber donar el dret a equivocar-se i a tornar-ho a intentar per a superar-se, sols així es reforça la seva autoestima personal i aprenen a caminar pel seu compte i a fer front als reptes socials que tenen establerts.  

Per això ens causen decepció les notícies com les que afirmen que el jovent actual ha augmentat molt els nivells de sordesa per l’ús excessiu dels auriculars de música i l’alt volum de les discoteques, o alguns hàbits juvenils que es van estenen a l’hora d’utilitzar el temps de lleure com els “botellons”, o els correbars de les festes majors.

Si volem que el jovent dirigeixi el nostre futur, la societat que ha de venir ha de saber respondre, evidentment amb disciplina i esforç, a reptes com el de la Universitat de Girona, per posar un exemple.

 

Com a comunitat al nostre poble tenim la obligació d’estimular al nostre jovent cap a aquest hàbits, cap a l’obtenció d’aquests alts objectius i ho hem de fer des de les entitats públiques amb tota mena d’iniciatives, premiant el mon escolar i a tots els alumnes destacats amb beques, premis, etc. i, per contra, no fomentant alguns hàbits d’ocupació dels temps de lleure que no son nostres, no condueixen a cap objectiu, no son una utilització saludable i divertida del temps lliure ni representen cap formació que completi a l’individu com a respectable ciutadà, dirigent del futur.

  

JOAN GUARCH i CALVET

Grup GRA

Article aparegut al Diari de l’Ametlla de l’octubre de 2008

http://www.ametlla.org/documents/Diari57.pdf

 

 

Read Full Post »

« Newer Posts